Las panaderías y la sostenibilidad

ISOTIPO-INFOMEDIOAMBIENTAL
Las empresas de hoy en día están poniendo mucho cuidado en mejorar sus proceso, los materiales que utilizan y los productos que ofrecen en pro de reducir su impacto negativo sobre el medio ambiente y practicar conductas más sostenibles y más amigables con el planeta.

Las empresas de hoy en día están poniendo mucho cuidado en mejorar sus proceso, los materiales que utilizan y los productos que ofrecen en pro de reducir su impacto negativo sobre el medio ambiente y practicar conductas más sostenibles y más amigables con el planeta.

Por su parte, y de lo que hablaremos en este artículo, las panaderías, también se encuentran en este grupo de empresas que buscan una gestión ambiental adecuada. Acompáñanos a conocer la importancia de su labor, que herramientas están aplicando para ofrecer un servicio más verde y hasta donde llega su compromiso con el planeta.

La importancia de la sostenibilidad en las panaderías y pastelerías

Lo primero siempre que hablemos de sostenibilidad es tener claro a que se refiere exactamente este concepto, de forma de no usarlo indiscriminadamente. Según la Real Academia Española, la palabra “sostenibilidad” hace referencia a “mantener algo durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grave daño al medio ambiente.”

Por lo tanto, cuando se habla de la sostenibilidad practicada por una industria se habla de todos los procesos en los que pueda aplicarse desde la manera en que se elaboran los alimentos, el modo en que se obtiene la materia prima, y la forma en que se envuelven los productos para la venta hasta, incluso, el medio en el que se transportan los alimentos.

Según un artículo de El Espectador, “la agenda global en sostenibilidad ha establecido como prioridad que las compañías respondan a los desafíos sociales, ambientales y no sólo económicos, impulsando así la transformación del mercado al poner en evidencia que integrar estas actividades centrales crea una ventaja con beneficios reales para las empresas”. Siendo esos beneficios mencionados, los siguientes:

  • La sostenibilidad es tendencia, así como lo son algunos productos o estilo. Por lo tanto, al ofrecer un servicio sostenible a nuestros clientes, estos nos pueden tildar de “saludable”, “verde”, “comprometida con el planeta”, etc., lo cual nos crearía una buena reputación para la marca y nos servirá como una excelente carta de presentación ante nuevos clientes.
  • Es una forma infalible de atraer a las  nuevas generaciones, ya que estas están interesadas en consumir solo aquellas marcas que se preocupan por le medio ambiente tanto como ellos.
  • La práctica de la sostenibilidad es uno de los factores que nos hacen persistir en el mercado de hoy en día, diferenciándonos y haciéndonos perdurar. Además, algunas prácticas de sostenibilidad abren paso a la economía circular y a la reutilización de residuos, lo que traerá muchas ventajas para la solvencia económica de su negocio.

¿Qué hacen las panaderías y pastelerías para ofrecer productos y servicios sostenibles?

El Molí Pan y Café, franquicia de panaderías con experiencia en la industria y las diferentes tendencias por las que ha pasado, nos cuenta las diferentes técnicas que las panaderías aplican hoy en día para practicar una mentalidad más sostenible:

  • Usar envases reciclables

Quizá la primera medida que debe aplicar un negocio de comida para llamarse “sostenible”  es la de incluir envases sostenibles, y es que el mayor problema con el que se está lidiando ahora mismo es la gran cantidad de envases de plástico que se convierten en deshechos al primer uso y que termina en vertederos natrales afectando el entorno.

Si, entonces, esta industria, que es de las que más genera estos residuos, cambian sus envases por otros de materiales biodegradables o reciclables, están poniendo un granito de arena en la conservación de los espacios naturales.

Hay que evitar el uso de plástico, a pesar del costo que esto pueda traer sobre el producto. Hoy en día los clientes están dispuestos a pagar más si saben que esto es para contribuir a conservar el plantea.

  • Usar materia prima responsable con el medio ambiente

Asimismo, como debemos apostar por envases sostenibles, también debemos intentar contactar con proveedores que nos ofrezcan materias primas naturales y más amigables con el medio ambiente.

  • Fomentar la reutilización de recursos

No solo debe la empresa apostar por materia prima y materiales de embalaje más amigables con el medio ambiente, sino que debe buscar estrategias para potenciar la reutilización de todos sus recursos, tomando en cuenta que esta industria es la que más desperdicios genera, entre alimentos y residuos. Así puede pensar en utilizar envolturas fabricadas en material reciclado, empaques grandes y reutilizables en vez de unidades individuales (por ejemplo, almacenar el azúcar en un tarro grande que pueda reutilizarse y no en empaques pequeños de plástico), reciclar según el tipo de residuo, entre otras.

  • Promover la facturación electrónica (para minimizar el uso de papel)

Otro gran desperdicio que tiene esta industria es la de papel invertido en la facturación. En cambio, si apostamos por facturas online a través de apps o pantallas, reduciremos el desperdicio de papel.

  • Mejorar la maquinaria

Las panaderías preparan toda su comida en hornos, que son maquinas que están entre las que más energía consumen y mayor huella tiene sobre la salud de nuestro plantea. Por lo tanto, las empresas pueden comprometerse un poco más y adquirir hornos con la certificación energética de mayor ahorro energético y aplicar medidas para utilizarlos con toda la responsabilidad posible, ahorrando la mayor cantidad de energía posible en la preparación de sus alimentos. Incluso, pueden pensar en alternativas como utilizar plantas alimentadas por energía solar.

  • Mejora los productos de limpieza

Los químicos que utilizamos para limpiar nuestro negocio también tiene  un impacto negativo sobre le medio ambiente, pero podemos cambiar esto apostado por productos con certificado biodegradable o por alternativas más naturales para mantener la higiene.

  • Reducir la huella de carbono

Si quieres disminuir los gases de efecto invernadero producidos por tus actividades, puedes emplear varias técnicas, como por ejemplo, emplear bicicletas y no vehículos que emitan gases para hacer tus entregas a delivery, por ejemplo si es en las zonas adyacentes a la panadería.

  • Apegarse a los sistemas de gestión de calidad

En pro de potenciar la práctica de medidas sostenibles en los negocios alimenticios se establecieron las normativas ISO 14001, la ISO 9001 de Gestión de Calidad; la ISO 22000, BRC o IFS de Seguridad alimentaria.

Estas normas son las que le garantizan al consumidor la calidad e higiene de los productos envasados, el cumplimiento de la legislación europea y que todos los procesos empleados por la empresa en cuestión son respetuosos con el medio ambiente.

Incluso, estas normativas estudian el ciclo de vida de un producto, desde como es producido hasta su reutilización después de su vida útil, para garantizar que no esté teniendo un impacto negativo sobre el medio ambiente en ningún punto de su ciclo vital. Esto regulado por las normas internacionales ISO 14040 (principios y marco de referencia para el ACV) e ISO 14044 (requisitos y directrices para el ACV), adoptadas en español por AENOR como UNE-EN ISO 14040 y UNE-EN ISO 14040.

  • Darle importancia al etiquetado

Hoy en día se está instando a los consumidores a comenzar a  leer y entender las etiquetas de los productos que consumen, no solo para entender si lo que están consumiendo es lo que buscaban, la composición de los mismos, los alergenos, su origen, la forma de producción, sino también para entender que tipo de producto es “bio”, “orgánico”, etc.

Por ello las empresas deben cumplir a cabalidad con las normativas en cuanta a etiquetado para que los consumidores puedan informarse de la forma adecuada y a detalle del producto que tienen entre manos.

Así, la industria alimentaria debe incluir etiquetas que detallen el valor energético, las grasas, las grasas saturadas, los hidratos de carbono, los azúcares, las proteínas y la sal; por mencionar algunos de los datos más importantes.

De esta forma les garantizamos que hemos cumplido con toda la normativa en cuanto a higiene, sostenibilidad y que nos ajustamos a lo que los consumidores buscan dependiendo de sus preferencias, necesidades y las tendencias que reinan en el mercado.

Conclusión

Con todas estas medidas que hemos detallado, aunque nuestros costos de porción y nuestros esfuerzos podrían aumentar, nos terminaremos convirtiendo en un negocio que apenas genere contaminación ambiental, que recicle todos sus residuos y que utilice todos los recursos de cereales, levaduras, agua, grasas y mantequilla producidos en el país con una mentalidad lo más sostenible posible.

Puede que parezca más trabajo pero, a la larga, vale la pena. Verás que –con el paso del tiempo– no sólo comenzarás a marcar una diferencia en tu entorno, sino que también ahorrarás dinero al seguir estas recomendaciones.

Así, el equipo El Moli Pan y Café nos recuerda que no solo contribuiremos con la conservación del planeta, sino que también nos construiremos una reputación basada en la práctica sostenible, en la preocupación por la naturaleza, la vida que en ella se desarrolla, y otros movimientos sociales que preocupen a nuestro consumidores, los cuales se verán encantados de ser tomados en cuenta y sentirse identificados y reflejados en la marca que están consumiendo, creando fidelidad con esta, Es decir, nos solo gana el medio ambiente, sino que también ganas tu.

Últimas publicaciones