Minimalista, rústico y ecológico

ISOTIPO-INFOMEDIOAMBIENTAL
Dentro del mundo de la decoración de interiores, existen tantos estilos como personas y gustos. Cada quien busca decorar su hogar con impronta propia y marcar su estilo con los elementos de los que pueda disponer.

Dentro del mundo de la decoración de interiores, existen tantos estilos como personas y gustos. Cada quien busca decorar su hogar con impronta propia y marcar su estilo con los elementos de los que pueda disponer.

Hemos consultado con los expertos en decoración y mobiliario de TUACASA para conocer los estilos más buscados en lo que a hogares se refiere. Tres han sido los elegidos: minimalista, rustico y ecológico.

Tal vez porque los tres pueden fusionarse, o simplemente porque se lleva más lo de antes, la simpleza de lo básico, o lo reciclado y consciente con el medioambiente.

Aunque como decíamos al principio, la decoración es algo que define el estilo personal de quien lo crea, cada uno puede decantarse por alguno de los estilos que los propios decoradores han creado. Redefinir el estilo, es la clave para que sea personalizado.

Vamos a dejar algunas pautas sobre lo esencial de cada estilo para que cada uno, juegue a decorar a su antojo siguiendo tan solo, algunas pautas.

Minimalismo, no pasa de moda

Aquellos que huyan de lo sobrecargado, lo opulento o lo ostentoso, son sin duda los que mejor gala hacen de este estilo. Con lo básico, se puede crear un hogar. El minimalismo es funcionalidad. Crear un hogar en el que menos es más, todo lo necesario y solo lo necesario.

Colores básicos como el blanco que combinan a la perfección con la madera, son los reyes del minimalismo. Aunque cada uno puede elegir el color que más le guste y combinarlos como más le convexa.

Las claves del minimalismo son decorar todo con lo mínimo. Elementos precisos para cada espacio, ni más, ni menos. Mobiliario funcional, elegante y básico. Habitaciones despejadas, sin sobrecargar. Espacio frente a exceso y paredes con algún toque distinguido, como un espejo. Útil para decorar, dar sensación de espacio y mirarse cuando pases.

Dentro del estilo nórdico o industrial podemos encontrar claros ejemplos de minimalismo para tomar nota y luego redefinir el estilo.

Rústico, el campo en casa

Lo rústico siempre gusta. Un estilo más que definido por su propia esencia que evoca con su mobiliario, sus colores y sus matices, otras épocas y lugares. Rústico puede ser sinónimo de rural, de castizo, de campestre. Siempre cálido y recordando a la naturaleza.

La madera, tanto en la estructura como en el mobiliario, es un elemento indispensable dentro de este estilo tan personal. Roble y maderas nobles para las mesas, sillas o cualquier elemento de la casa.

Artículos artesanos para los detalles, hechos a mano, con materiales naturales. Espacios luminosos y abiertos, incluyendo la cocina. También en acabados de madera.

Otra estrella de la decoración rustica es la piedra. Paredes de piedra, ladrillo y vigas de madera, aportarán ese toque rustico a la vivienda. Luego ya los detalles van en el gusto personal de cada uno.

Sofás de madera y tonos tierra. Sillas y mesas de madera sin tratar. Así como elementos vintage. Si en el minimalismo todo tiene que tener utilidad, el estilo rústico, permite hacer uso de todos los elementos decorativos que te gusten.

Un consejo de los entendidos, es utilizar el blanco para contrarrestar la poca luminosidad del mobiliario rustico.

Permite por igual la fusión con terceros: industrial, clásico o vintage como ya hemos mencionado. Lo importante es que te sientas cómodo en tu espacio.

Ecológico, en sintonía con el medioambiente

Tendencia donde las haya en lo que a decoración de interior se refiere. La ecología gana terreno en todos los aspectos y en los hogares, no iba a ser menos. Personalizable como pocas, pues aquí, juega más el ingenio de lo que uno pueda crear que la norma.

Materiales orgánicos para realizar los muebles, sostenibles y comprometidos con el medio ambiente. Reciclaje de mobiliario para darle una nueva vida o uso a aquello que parece no tener utilidad.

Convertir cajas de fruta en estanterías, es una de las alternativas que se aplican desde hace ya algunos años. Estos artículos que uno mismo puede reciclar y decorar a su antojo, aportan ese aire eco a tu hogar.

Plantas de interior, flores secas y lámparas fabricadas con tarros de cristal, son los elementos decorativos más adecuados a este tipo de decoración. Todo ello encaminado a reconvertir lo desechado en algo útil.

Las claves de este tipo de decoración, están en el reciclaje, la reutilización y la reducción de objetos que no aportan nada.

Estas son según los entendidos, las tendencias en decoración que más se llevan en la actualidad. Fusionables entres si, con personalidad propia y con mucha versatilidad a la hora de ponerles un sello propio.

 

Últimas publicaciones